¿Sin plan para las vacaciones? Voluntariado ambiental, la mejor experiencia que puedas tener.

Quizás a estas alturas del año ya estés pensando que hacer en verano, o en tus próximas vacaciones. Como a veces somos tan originales como una canción de reggaetón, planeamos siempre las mismas cosas. Pues te propongo variar un poco y que en tus próximas vacaciones, fin de semana o cualquier período de descanso que vayas a tener, hagas algo distinto. Te hablo del voluntariado ambiental.

 

¿Qué es eso del voluntariado ambiental?

Bueno, el nombre no deja mucho lugar a dudas, pero por si acaso, aquí va una enriquecedora definición, cortesía de la Wikipedia:

“El voluntariado ambiental es aquel que tiene como fundamento y objetivo la realización de acciones de conservación del medio ambiente.”

 

¿Qué acciones se llevan a cabo?

En el voluntariado ambiental se llevan a cabo muchas actividades muy dispares, como pueden ser:

–          Restauración o recuperación de zonas.

–          Repoblaciones.

–          Limpiezas de residuos.

–          Censos e inventarios de la distribución de especies.

–          Labores de información y divulgación de temas ambientales para generar conciencia.

–          En algunos casos también se llevan a cabo ciberacciones o se trata de generar algún tipo de presión con el fin de lograr un objetivo.

Podrás encontrar muchos programas distintos, según tus intereses, tu tiempo y tus conocimientos.

A mí, por ejemplo, siempre me ha apetecido ir a un voluntariado a ayudar a las tortugas en Cabo Verde. Espero poder ir algún día, pero hasta ahora no he podido.

 

Razones para hacer voluntariado ambiental

Razones habrá tantas como personas, pero algunas son estas:

–          Ayudar al medio ambiente o a cualquier causa que te motive. Es tu oportunidad de contribuir a un mundo mejor.

–          Descubrir sitios increíbles a los que no podrías acceder de otra manera. Hay voluntariados que se realizan en lugares que no están permitidas las visitas turísticas.

–          Vacaciones by the face. Lo más probable es que tengas que pagarte el viaje al destino que hayas elegido, pero allí tendrás comida y cama gratis, cosa que no pasa ni cuando vas a visitar a tus parientes de lejos.

–          Aprendizaje también por el morro. Vas a aprender un montón de cosas que ningún curso de pago te enseñaría.

–          Sensaciones que no has vivido nunca. Describirte lo que vas a sentir sería tirarme un poco el rollo, pero desde luego paz, bienestar y alegría están garantizadas, además de cosas más personales que probablemente no hayas experimentado si no has realizado este tipo de actividades. Te lo digo yo, que después de vaciar una playa de basura estaba tal que así:

 

–          Conocerás a gente con tus mismos intereses, que tendrán mucho que aportarte. En muchos casos, sobre todo dependiendo de la duración, se forjan amistades duraderas.

–          Es divertido, no es como ir a trabajar un lunes por la mañana. Tienes tiempo de ocio y seguro que te proponen actividades geniales.

–          Ideal para ir sin compañía. ¿Cuántas veces nos habrá pasado de no ir a un sitio por no ir solos? Pues para mí un voluntariado es una ocasión ideal para viajar solo y si lo quieres, tener compañía. Y si no, pues a tu bola, que nadie se va a ofender.

–          Según un estudio de la British Columbia, después de 10 semanas de voluntariado, la salud cardiovascular mejora y los niveles de colesterol y de grasa corporal descienden. Probablemente no tengas tanto tiempo para irte, pero algún beneficio para tu salud sacas, al menos liberándote del estrés.

¿Te apetece?

 

Vale, quiero ir, pero ¿cómo preparo mi voluntariado?

Lo primero que debes hacer es tener claro es: qué, cuándo, cuánto y cómo. Me explico:

–          Define qué quieres hacer: No es lo mismo ir a recoger basura, que a observar pájaros, que plantar árboles. Así que lo primero es saber qué es lo que te apetece. Puede que sea más de una cosa, así que te aconsejo que hagas una lista de posibilidades.

–          Define ahora cuándo puedes ir. De poco te vale que quieras ir a ayudar a las tortugas en su época de eclosión de los huevos si tu tiempo disponible coincide con el apareamiento.

–          El cuanto, también se refiere al tiempo. ¿Cuánto tiempo dispones para irte? ¿Una semana? ¿Un mes? ¿Un año? Es un factor decisivo a tener en cuenta.

–          Y por último, ¿cómo quieres que sea tu experiencia? Piensa en temas económicos, logísticos, ¿quieres aprender algo concreto o pasar el rato? Cualquier cosa que pueda ser importante par ti.

Una vez que tienes todo claro, el siguiente paso es buscar tu programa ideal. En cuanto lo encuentres y te decidas, ahí te explicarán todo lo que necesitas para preparar tu viaje. Lo más probable es que te cuenten hasta lo que debes llevar en tu mochila o maleta.

 

¿Dónde puedo encontrar programas de voluntariado?

Bueno, no hay nada que Google no solucione a golpe de clic y con un poco de tiempo para buscar bien. Si me estás leyendo desde España, las comunidades autónomas, tienen sus propios programas, pincha aquí para verlos. Hay otros a nivel estatal y comunitario, es cuestión de buscar con un poquito de tiempo.

También hay organizaciones que están especializadas y pueden ofrecerte programas propios o bien asesorarte. Puedes ver algunas aquí.

Existen webs dedicadas al voluntariado donde se publican oportunidades que podrás filtrar según tus inetereses, como es el caso de esta.

Lo que no te recomiendo: esas agencias de viajes que te venden una especie de paquete de voluntariado en el que te vas a países muy chulos. Lo más probable es que te tengan allí sin hacer nada, porque lo que les interesa es tu pasta. He leído algunas malas experiencias sobre el tema y aquí tienes un artículo que te explica de que va la cosa.

 

Ahora que ya sabes por donde empezar, ¿a qué estás esperando para hacer algo diferente?



También te puede interesar:

 – 6 cosas en las que deberías pensar para viajar más sostenible.

– ¿Sufres el Trastorno por Déficit de Naturaleza?

– Las 10 ciudades más sostenibles.

– Vida Slow y Sostenibilidad


¿Sin plan para las vacaciones? Voluntariado ambiental, la mejor experiencia que puedas tener.

Quizás a estas alturas del año ya estés pensando que hacer en verano, o en tus próximas vacaciones. Como a veces somos tan originales como una canción de reggaetón, planeamos siempre las mismas cosas. Pues te propongo variar un poco y que en tus próximas vacaciones, fin de semana o cualquier período de descanso que vayas a tener, hagas algo distinto. Te hablo del voluntariado ambiental.

 

¿Qué es eso del voluntariado ambiental?

Bueno, el nombre no deja mucho lugar a dudas, pero por si acaso, aquí va una enriquecedora definición, cortesía de la Wikipedia:

“El voluntariado ambiental es aquel que tiene como fundamento y objetivo la realización de acciones de conservación del medio ambiente.”

 

¿Qué acciones se llevan a cabo?

En el voluntariado ambiental se llevan a cabo muchas actividades muy dispares, como pueden ser:

–          Restauración o recuperación de zonas.

–          Repoblaciones.

–          Limpiezas de residuos.

–          Censos e inventarios de la distribución de especies.

–          Labores de información y divulgación de temas ambientales para generar conciencia.

–          En algunos casos también se llevan a cabo ciberacciones o se trata de generar algún tipo de presión con el fin de lograr un objetivo.

Podrás encontrar muchos programas distintos, según tus intereses, tu tiempo y tus conocimientos.

A mí, por ejemplo, siempre me ha apetecido ir a un voluntariado a ayudar a las tortugas en Cabo Verde. Espero poder ir algún día, pero hasta ahora no he podido.

 

Razones para hacer voluntariado ambiental

Razones habrá tantas como personas, pero algunas son estas:

–          Ayudar al medio ambiente o a cualquier causa que te motive. Es tu oportunidad de contribuir a un mundo mejor.

–          Descubrir sitios increíbles a los que no podrías acceder de otra manera. Hay voluntariados que se realizan en lugares que no están permitidas las visitas turísticas.

–          Vacaciones by the face. Lo más probable es que tengas que pagarte el viaje al destino que hayas elegido, pero allí tendrás comida y cama gratis, cosa que no pasa ni cuando vas a visitar a tus parientes de lejos.

–          Aprendizaje también por el morro. Vas a aprender un montón de cosas que ningún curso de pago te enseñaría.

–          Sensaciones que no has vivido nunca. Describirte lo que vas a sentir sería tirarme un poco el rollo, pero desde luego paz, bienestar y alegría están garantizadas, además de cosas más personales que probablemente no hayas experimentado si no has realizado este tipo de actividades. Te lo digo yo, que después de vaciar una playa de basura estaba tal que así:

 

–          Conocerás a gente con tus mismos intereses, que tendrán mucho que aportarte. En muchos casos, sobre todo dependiendo de la duración, se forjan amistades duraderas.

–          Es divertido, no es como ir a trabajar un lunes por la mañana. Tienes tiempo de ocio y seguro que te proponen actividades geniales.

–          Ideal para ir sin compañía. ¿Cuántas veces nos habrá pasado de no ir a un sitio por no ir solos? Pues para mí un voluntariado es una ocasión ideal para viajar solo y si lo quieres, tener compañía. Y si no, pues a tu bola, que nadie se va a ofender.

–          Según un estudio de la British Columbia, después de 10 semanas de voluntariado, la salud cardiovascular mejora y los niveles de colesterol y de grasa corporal descienden. Probablemente no tengas tanto tiempo para irte, pero algún beneficio para tu salud sacas, al menos liberándote del estrés.

¿Te apetece?

 

Vale, quiero ir, pero ¿cómo preparo mi voluntariado?

Lo primero que debes hacer es tener claro es: qué, cuándo, cuánto y cómo. Me explico:

–          Define qué quieres hacer: No es lo mismo ir a recoger basura, que a observar pájaros, que plantar árboles. Así que lo primero es saber qué es lo que te apetece. Puede que sea más de una cosa, así que te aconsejo que hagas una lista de posibilidades.

–          Define ahora cuándo puedes ir. De poco te vale que quieras ir a ayudar a las tortugas en su época de eclosión de los huevos si tu tiempo disponible coincide con el apareamiento.

–          El cuanto, también se refiere al tiempo. ¿Cuánto tiempo dispones para irte? ¿Una semana? ¿Un mes? ¿Un año? Es un factor decisivo a tener en cuenta.

–          Y por último, ¿cómo quieres que sea tu experiencia? Piensa en temas económicos, logísticos, ¿quieres aprender algo concreto o pasar el rato? Cualquier cosa que pueda ser importante par ti.

Una vez que tienes todo claro, el siguiente paso es buscar tu programa ideal. En cuanto lo encuentres y te decidas, ahí te explicarán todo lo que necesitas para preparar tu viaje. Lo más probable es que te cuenten hasta lo que debes llevar en tu mochila o maleta.

 

¿Dónde puedo encontrar programas de voluntariado?

Bueno, no hay nada que Google no solucione a golpe de clic y con un poco de tiempo para buscar bien. Si me estás leyendo desde España, las comunidades autónomas, tienen sus propios programas, pincha aquí para verlos. Hay otros a nivel estatal y comunitario, es cuestión de buscar con un poquito de tiempo.

También hay organizaciones que están especializadas y pueden ofrecerte programas propios o bien asesorarte. Puedes ver algunas aquí.

Existen webs dedicadas al voluntariado donde se publican oportunidades que podrás filtrar según tus inetereses, como es el caso de esta.

Lo que no te recomiendo: esas agencias de viajes que te venden una especie de paquete de voluntariado en el que te vas a países muy chulos. Lo más probable es que te tengan allí sin hacer nada, porque lo que les interesa es tu pasta. He leído algunas malas experiencias sobre el tema y aquí tienes un artículo que te explica de que va la cosa.

 

Ahora que ya sabes por donde empezar, ¿a qué estás esperando para hacer algo diferente?



También te puede interesar:

 – 6 cosas en las que deberías pensar para viajar más sostenible.

– ¿Sufres el Trastorno por Déficit de Naturaleza?

– Las 10 ciudades más sostenibles.

– Vida Slow y Sostenibilidad


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jordi Tornés José .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios SWHosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Casi por narices tienes que aceptar las cookies.